Escribía estas líneas cuando estaba a punto de terminar de preparar mi equipaje para tomar el avión rumbo a Escocia.

Una casualidad del destino hizo que, precisamente el año que pretendía realizar la Londres-Edimburgo-Londres, en Julio, mi empresa me enviara a Edimburgo en Abril. Pasé una semana trabajando en el parque tecnológico que tenía mi empresa en Linlithgow. Tuve algo de tiempo para dar alguna vuelta por la ciudad por las tardes, pero el plato fuerte me lo reservaba para el final…

No podía desaprovechar la oportunidad de reconocer el terreno; sobre todo me llamaba la atención el territorio más desconocido, las inhóspitas tierras del norte (las «Highlands»). La ruta de la «LEL» no incluye este bonito tramo de Escocia. Por eso tuve el impulso de extender mi estancia de esa semana durante un día más, y así realizar una ruta en bici por esas tierras.

El sábado 13 partí de Edimburgo al despuntar el alba rumbo al Norte.  No había demasiadas subidas en esta ruta, pero se acumulaba un desnivel de unos 2500 metros, con tres subidas principales de dificultad media, de 300 a 450 metros de altitud. La dificultad principal podía ser la meteorología, aunque las previsiones no eran demasiado malas para el sábado. Sin duda iba a ser bonito atravesar Highlands (y sobre todo, el parque natural Cairngorms), para llegar a Inverness al atardecer.

 
Y esta es una muestra de Inverness, mi lugar de destino:
Aquí colgué fotos de Edimburgo en este álbum:
Y aquí algunas fotos de las Tierras Altas:
Una vez realizada la aventura por Escocia, monté un vídeo-relato de aquella maravillosa jornada. Por desgracia, el éxito no pudo ser completo ya que tuve que abandonar en el kilómetro 180 aproximadamente, antes de llegar a Kingussie, debido a múltiples averías y problemas con el piso. Las rutas cicloturistas señalizadas a través del parque natural Cairngorms resultaron ser caminos de tierra y piedras para los que no estaba bien preparada mi rueda trasera, con una cubierta de 23 mm. Tras múltiples pinchazos acabé con mis cuatro cámaras de repuesto destrozadas (incluso cambié la cubierta por una nueva) y me quedé también sin parches. Afortunadamente tenía bien estudiadas las escapatorias por tren. Hice los últimos kilómetros en el tren y llegué a Inverness sobre las 20 h.

Compartir en redes sociales ... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Print this page
Print

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies