La literatura ciclista nos ofrece con frecuencia pequeñas delicias literarias como los libros «Ruedas de Fortuna» y «Una Pulga en la Montaña«. Son dos obras de muy diferente estilo y temática, pero ambas con un elemento en común, que es la bicicleta, esa generadora de sueños y de pasiones que ha sido considerada el mejor invento de la historia.

Quizá porque los ciclistas pasan muchas horas pedaleando en soledad, poniendo sus cuerpos al límite y afrontando todo tipo de inclemencias meteorológicas, quizá porque pasan largas temporadas lejos de su familia en entornos hostiles, o quizá porque ya eran personas proclives a la introspección, y por eso eligieron este deporte desde pequeños. No sé muy bien cuál es la razón, pero encuentro que pocos deportes generan a su alrededor tanta épica e historias míticas (o incluso místicas, como también podrían considerarse algunas de las experiencias que muchos ciclistas experimentan en sus largas rutas) y en pocos se generan textos de tanta calidad como en el ciclismo.

Y quizá por ello los libros de ciclismo podrían llegar a conformar un género literario propio. Algunos textos son descriptivos, centrados en explicar a los aficionados cómo son determinados recorridos o sugerir rutas cicloturistas; otros son relatos o novelas, biográficos o ficticios, en los que la bicicleta juega un papel fundamental. Para un aficionado al ciclismo siempre es un placer dejar volar la imaginación a través de un texto con el que se siente identificado. Varias veces me he sorprendido a mí mismo, en plena ruta de larga distancia, hablando de libros de ciclismo con mis compañeros de afición, y casi siempre solemos coincidir en que se trata de textos de gran calidad e interés.

En esta entrada quiero recomendar dos libros que leí el pasado verano. Se trata de dos estilos muy diferentes, pero ambos me han dejado un gran sabor de boca y merecen ocupar un lugar destacado en el ránking de la literatura ciclista.

Ruedas de Fortuna, de H.G. Wells.

Hace ya varios años que me recomendaron este libro, pero los azares del destino me han llevado a pasar una temporada desconectado de este tipo de lecturas. Este verano por fin llegó el momento, y la historia no me defraudó. El libro relata la aventura de un aburrido y tímido dependiente que invierte sus escasos días de vacaciones y aún más escasos ahorros en un viaje en bicicleta por la comarca de Surrey, al sur de Inglaterra. El pobre Hoopdriver es un joven iluso que se embarca en tamaña empresa armado solo con su bicicleta y escueto equipaje, sin apenas saber pedalear y sin saber que en el reto va a encontrarse consigo mismo, con sus miedos y sus sueños.

La aventura de Hoopdriver recuerda en cierto modo a la de Don Quijote, un personaje soñador, visionario y extremadamente caballeroso, al que no le falta ni su Dulcinea. Y no puedo contar más sin riesgo de hacer un «spoiler» del libro.

El texto, fresco y fluido, nos absorbe de principio a fin con un sentido del humor tan sutil y delicado como corresponde a la flema británica que lo inunda.

Una magnífica obra que deleitará a cualquier lector, sea ciclista o no.

El libro se puede encontrar en la web de la editorial «Menguantes Ediciones«: https://menguantes.com/tienda/libros/ruedas-de-fortuna

Una Pulga en la Montaña, de Marcos Pereda.

Vicente Trueba, «la Pulga de Torrelavega», merecía tener un libro como este. Marcos Pereda realiza una magistral recreación de la vida de Vicente mediante la concatenación de una serie de entrevistas ficticias con personajes que bien pudieron existir en la época. Por boca de estos personajes fantásticos nos adentramos en la figura misteriosa de un ciclista bajito, forjado en una familia montañesa de firmes principios, que escalaba montañas como los mismos ángeles. En 1933, tras una espléndida ascensión al Galibier, en la que todos sus rivales sucumbieron, Vicente pudo ganar el Tour de Francia, pero la Organización decidió repescar a una serie de ciclistas que, a la postre, serían quienes arrebatarían a Vicente los primeros puestos de la clasificación general. Vicente se quedó con el meritorio, aunque generalmente poco deseado, título de «vencedor moral».

La mezcla de personajes ficticios y reales, así como las referencias a hechos rigurosamente históricos, sometidos al tamiz de la memoria imperfecta de los entrevistados, contribuye a mantener el halo misterioso sobre este mítico ciclista.

El libro se puede encontrar en la editorial Libros de Ruta:

https://www.librosderuta.com/nuestros-libros/814-una-pulga-en-la-monta%C3%B1a-la-novela-de-vicente-trueba-9788494692857.html

Fermín Trueba, el hermano pequeño de Vicente, desgraciadamente no pudo demostrar su valía en el Tour porque el estallido de la Guerra Civil Española lo obligó a abandonar su sueño. Pero quienes lo conocieron, decían que era tan buen escalador como su hermano, y que podía haber obtenido grandes éxitos internacionales. En la siguiente foto, podemos ver a Fermín en ruta (cortesía de su hija, Irma Trueba).

NOTA DEL BLOG «VIVIR EN BICI»: Este blog no recibe ningún tipo de compensación económica por los artículos que en él se escriben, incluido este, por supuesto. El propósito de mantener este blog es un simple capricho de aficionado y cumple la función de repositorio personal, compartido públicamente con quien lo quiera leer. Si hago publicidad de un producto, es porque sinceramente creo que tiene calidad y merece la pena hablar bien de él. Si alguien decide comprarlo, espero que me comparta la opinión a través del formulario de contacto o escribiendo algún comentario en esta entrada.

 

Compartir en redes sociales ... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Print this page
Print

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies